Hecho con amor, hecho por México

Colibrí Artesanal

Sin importar el tamaño de la ciudad o pueblo donde nacen los hombres y mujeres, ellos finalmente, son el tamaño de su obra, de su voluntad de engrandecer y enriquecer a sus hermanos

Leyenda de la Calle de Don Juan Manuel

Ahora toca hablar de la leyenda de un hombre adinerado y su pacto con el demonio. Esta es una de las leyendas de la Ciudad de México, en la calle de Uruguay 94, dicha leyenda fue inspirada a raíz de un acontecimiento real, similar que sucedió, pero el final de la leyenda es mucho mas aterrador que la misma realidad.

Juan Manuel de Solórzano y Betanzos en 1612 fue un hombre adinerado, quien fue parte de la comitiva del Virrey Diego Hernández de Córdoba (de forma que tenia no solamente comodidades, si no también tenía relaciones políticas); el nombre de la mujer a quien deposo al año de su llegada a la Nueva España fue Leonor de Branfuente y Laguna, quien también gozaba de fortuna al ser hija de un minero en Zacatecas, de ella no se supo mucho ya que su ahora esposo era un hombre extremadamente celoso que solo le daba permiso de ir a misa, vestida con un manto negro, esto por la belleza de la mujer.

Cuenta la leyenda, que la pareja no tuvo hijos y que esto fue doloroso para el hombre, tan así que hizo venir de España a su querido sobrino para que cuidara de sus negocios. Juan Manuel quiso regresar a su vida eclesiástica, convertirse en fraile y se lo comunico a su esposa, quien de inmediato cedió.

Debido a que ella acepto sin reclamos, el hombre enfermo de celos, invoco al diablo y le prometió su alma a cambio de conocer a quien creía que podría ser el amante de su esposa y este le dijo que debía salir a las 11 de la noche afuera de su casa y matar al primer hombre que se encontrara.

Así Juan Manuel fue matando inocentes, Don Juan iba a saber quien era el verdadero culpable cuando viera aparecer al diablo a un lado del cadáver del traidor. Se dice que fue asesinando inocentes noche con noche hasta que un día le pregunto a un hombre la hora, siguiendo así las indicaciones de matar al primero que se le atravesara, el hombre respondiendo que en ese momento eran las 11 de la noche, escucho que Juan Manuel le respondía “Dichoso usted, que sabe la hora de su muerte” y fue asesinado.

¡El hombre recientemente asesinado realmente era el sobrino de Juan Manuel!

Juan Manuel sintiéndose culpable, le confeso a un franciscano sus asesinatos y como penitencia debería de rezar tres noches a la medianoche junto a la hoguera para salvar su alma, pero siempre se veía interrumpido por los demonios y cuando solo le faltaba una noche, se dice que amaneció ahorcado. Desde entonces siempre aparece una sombra a las 11 de la noche en la misma calle.

La historia real, es casi como te lo cuenta la leyenda, salvo que la esposa iba a ser raptada por el alcalde de corte Don Antonio de los Reyes, junto con el aguacil mayor, pero como no los conocía físicamente, se fue sobre un pobre inocente justo a la hora que se entero que iban a secuestrar a su esposa.

Sin embargo, por temor a equivocarse de nuevo, se apresuro a preguntar la hora, así observando el bordado del escudo, logro reconocerlos y les dio muerte.

Cuenta la historia que este crimen pudo haber permanecido impune, si una religiosa de nombre Mariana, no los hubiera delatado y tres días después del crimen, sin saber cómo, Juan Manuel amaneció ahorcado en la plaza justo a las 8 de la mañana.

Desde entonces nadie se atreve a cruzar esa calle a esa hora.

Síguenos en tiktok.

Deja un comentario

Carrito de compra
Ponte en contacto con nosotros.
Escanea el código
Artesanal Colibrí
Ponte en contacto con nosotros