Hecho con amor, hecho por México

Colibrí Artesanal

Sin importar el tamaño de la ciudad o pueblo donde nacen los hombres y mujeres, ellos finalmente, son el tamaño de su obra, de su voluntad de engrandecer y enriquecer a sus hermanos

Las primeras Posadas y Pastorelas Mexicanas

Las primeras Posadas y Pastorelas Mexicanas

En un video anterior había mencionado que en México se hacía la celebración de Huitzilopochtli, nuestros antepasados aztecas antes de la conquista tenían celebraciones que duraban 20 días y estas daban inicio cada 6 de diciembre.

Sin embargo, todo esto cambiaría con la llegada de los españoles y así en 1587 en el convento de San Agustín Acolman dio inicio la primera posada navideña con el permiso del entonces Papa Sixto V, como dato curioso es que las posadas en el aquel entonces recibían el nombre de “misas de aguinaldo” las cuales se realizaban al aire libre donde se realizaban representaciones que recordaran la navidad.

Es decir que a estas “misas” además de ser las primeras posadas, también eran las primeras pastorelas y en ellas se daban obsequios y estos regalos recibían el nombre de “aguinaldos” por lo que ahora ya sabemos de dónde proviene la palabra aguinaldo y cómo es que estas costumbres las recibimos también en nuestros trabajos.

Con la Independencia de México estas celebraciones iban a desaparecer de no ser por los fieles seguidores que quisieron conservarlas haciendo que dichas “misas de aguinaldo” o pastorelas se volvieran posadas.

La palabra posada proviene del término español “alojamiento” y estas son la representación del peregrinar de San José y la Virgen María antes de la llegada de Jesús de Nazareth.

Con el paso de los años las mismas posadas han ido adquiriendo nuevos elementos rescatados por parte de los indígenas y añadidos por parte de los europeos.

En la actualidad, en México las posadas son celebradas en cualquier ámbito: familia, amistades, empleos, conocidos, grupos sociales ¡En fin, porque a todo buen mexicano se le conoce por el gusto de hacer celebraciones hasta por el fútbol y cada uno la celebra a su forma y gusto!

Aunque las verdaderas posadas deberían incluir villancicos, piñatas, juegos, comida y mucha alegría. Las 3 tradiciones que no pueden faltar son: pedir posada, romper la piñata y servir ponche de frutas.

Al pedir posada a los invitados se les divide en dos grupos, uno que se queda dentro de la casa del anfitrión que en sí representa al dueño del establo donde María dio a luz a Jesús, mientras que el otro grupo representa a María y José y una vez que ambos grupos están listos se canta algo conocido como “letanía” y al terminar se reúnen ambos grupos de nueva cuenta.

Los nueve días de la posada tienen su diferente significado y son: fortaleza, desapego, humildad, caridad, confianza, justicia, pureza, alegría y generosidad).

Las pastorelas reciben su nombre en honor a los pastores, quienes se enfrentan a los obstáculos contra el diablo en su camino para recibir al nuevo Dios. Algunos datos de interés de las pastorelas son:

En el siglo XVI Fray Juan Zumárraga autorizó una representación acerca del nacimiento de Jesús. Más tarde Fray Andrés de Olmos escribiría la primera pastorela narrada en náhuatl haciéndola de forma atractiva para nuestros antepasados para de este modo ellos aceptaran la pastorela.

Este escrito Náhuatl de la pastorela también contenía cantos, danza y música y su intención era que por este medio los indígenas se sintieran identificados para que así ellos no se revelaran.

La misma palabra pastorela proviene de “Pastourelle” de origen francés

Los personajes de una pastorela son: Pastores, Virgen María, San José, arcángeles, diablos y ángeles.

Las pastorelas indígenas se interpretan en tres partes:

  • Coloquio de los Luzbeles
  • La adoración al niño Dios
  • La danza de los diablos a los menores
  • E incluso los indígenas también las celebran en otras épocas del año.

Deja un comentario

Carrito de compra
Ponte en contacto con nosotros.
Escanea el código
Artesanal Colibrí
Ponte en contacto con nosotros